Santiago, 2 de abril de 2010

Diario El Mercurio

Señor Director:

Cristo probablemente sí resucitó

Hace un par de años circularon por Londres buses con el letrero: "Dios probablemente no existe, deja de preocuparte y disfruta la vida". Es efectivo que la ciencia física no puede probar ni la existencia de Dios ni tampoco su inexistencia, pero la ciencia histórica puede aportar argumentos muy fuertes a favor de la resurrección de Jesucristo. Él fue un humilde artesano de un pueblo insignificante de una remota provincia del Imperio Romano. Su actividad pública sólo duró unos pocos años. No contó con dinero ni con tropas. Se rodeó de un puñado de gente de su misma categoría. Finalmente fue juzgado y crucificado como un malhechor. ¿Es verosímil que después de semejante fracaso sus seguidores partieran a llevar su mensaje por todo el mundo conocido, desde España hasta la India, desde las estepas rusas hasta los confines de Egipto? ¿Que lo consideraran divino, siendo que profesaban una religión estrictamente monoteísta? ¿Que la mayoría haya preferido morir antes que renunciar a su misión?
La única explicación es que después de su muerte algo muy fuerte haya pasado para convertir aquel fracaso en un éxito que aún persiste 20 siglos más tarde. ¿Acaso podría haber sido otra cosa que su resurrección?. Y si eso fue lo que pasó, Dios probablemente también exista y en ese caso será mejor que sí nos preocupemos, si es que queremos continuar disfrutando de la vida incluso después de nuestra muerte.